Twitter icon
Facebook icon

El Municipio brindó detalles respecto de la actualidad del servicio de agua potable

Raúl Casali, presidente municipal, Sebastián Rodríguez, presidente del Concejo Deliberante, y Eduardo Ballone, concejal por la Unidad Vecinal, se refirieron a los proyectos en los que trabaja el Municipio para mejorar el servicio en la localidad y adelantaron que, durante diciembre, se estaría llevando a cabo una nueva convocatoria para conversar con los vecinos.

En primer lugar, el Presidente Municipal recordó que, la semana pasada, un grupo de vecinos se acercó al Edificio Municipal para conversar respecto de este tema: “Un grupo de vecinos autoconvocados, aproximadamente de 8 personas, ingresó una nota con firmas para plantear su postura respecto del servicio de agua potable. Los hemos recibido en nuestras oficinas y dialogamos con ellos para contarles cómo es que se está trabajando desde el Municipio para resolver este problema. Estuvieron presentes usuarios de ambos servicios de agua: del Municipio y de la Cooperativa de Servicios Públicos. Cabe recordar que el año pasado hemos tenido la primera Audiencia Pública acerca de este tema, donde informamos que estamos encarando un proyecto que nos permita tener una planta potabilizadora en nuestra localidad. Para llevar a cabo esta tarea hay varias alternativas viables. Por el momento estamos definiendo cuál sería el camino que queremos tomar y ya tendríamos visualizada cuál es el tipo de planta en la que estaríamos invirtiendo”.

De la misma manera, el concejal Ballone abordó la temática y aclaró cómo funcionaría la nueva planta: “La intención es que la planta de tratamiento pueda ser una solución definitiva para reducir los valores en los que se tiene algún exceso. Estuvimos visitando varias plantas químicas en Entre Ríos y en otras provincias, las cuales descartamos porque poseen muchos agregados químicos. Asimismo, también evaluamos otras alternativas y consideramos que la mejor opción sería una planta ecológica, donde las mismas bacterias del agua son las que atacan al hierro y al manganeso y las particulas son despedidas de esa manera. Serían muy económicas por el costo operativo ya que no habrían agregados químicos al agua”.

El edil también explicó cómo se extrae actualmente el agua que brinda el Municipio y aclaró que, aunque el aspecto pueda ser turbio, no existen riesgos para la salud de la población: “Nuestro Municipio extrae agua de pozos muy profundos, debido a que cuando uno tiene pozos a poca profunidad existe un riesgo grande de contaminación de pozos ciegos y agroquímicos. Al tener una extracción profunda no encontramos esos problemas, pero sí vemos que el agua está muy mineralizada. Ese es el motivo por el que nuestra agua tiene mucho contenido de sales, hierro y manganeso, que en un principio vienen disueltos, pero cuando se le agrega cloro para que el agua no tenga restos biológicos, los minerales se precipitan y quedan depositados en los caños. Esto produce que cuando hay un movimiento de agua se genere ese aspecto turbio que puede llegar a ser desagradable, pero es importante aclarar que el agua no está contaminada”.

Por otra parte, el Presidente del Concejo Deliberante afirmó que estarán realizando una nueva convocatoria para conversar con los vecinos: “Fue un gusto poder estar con este grupo de 8 vecinos el jueves en el Municipio. Este tema del agua potable siempre ha sido prioritario en nuestra gestión. Estuvimos realizando análisis para conocer la realidad respecto del agua, y a partir de esas premisas, comunicamos los resultados en la Audiencia Pública que tuvimos. Mostramos los resultados de todas nuestras investigaciones sin ocultar ninguna de las muestras. Trabajamos con varios ingenieros y laboratorios especializados y, gracias a eso, tenemos la tranquilidad de afirmar que nuestra agua, a pesar de que sale turbia, no posee ninguna característica que pueda ser nociva para la salud. No obstante, queremos mejorar en otros asepectos, por lo cual continuamos trabajando para llevar un agua con mejor aspecto estético a nuestros vecinos, que no tenga estas complicaciones propias del agua que se encuentra en toda la región”.

“Queremos realizar una nueva convocatoria, que estaríamos realizando en diciembre. Estamos a la espera de tener los resultados de un par de presupuestos que queremos informar, de forma que los vecinos conozcan las opciones que hemos analizado, vean por cuál nos estaríamos inclinando y también qué impacto tendría económicamente para el Municipio. Además, les vamos a proveer de toda la información técnica respecto de que solución brindarían estas herramientas”.

Acerca de los rumores que hablan de la cantidad de arsénico que posee el agua brindada por el Municipio, Rodríguez aseveró que son infundados e invitó a la comunidad a ser precavidos con las declaraciones que se realizan: “Quiero invitar a la ciudadanía a tener consideración de responsabilidad respecto de lo que transmitimos en los medios públicos. Cuando hablamos de un bien tan básico, como es el agua potable, no podemos salir con liviandad a mencionar algunos factores tan delicados como es el arsénico, porque tal vez estaríamos generando un miedo que, como en este caso, es infundado. Nuestros valores están por debajo de la mitad del límite que indican las leyes nacionales y provinciales. Pasándolo a números: las leyes establecen que el valor permitido, en parte por millón, es de 0,05. Nuestra cantidad actual es de 0,02. Existen recomendaciones, que quizás es lo que puede producir alguna confusión, por parte de la Organización Mundial de la Salud, que se basan en estudios realizados en otros países de Asia, donde lo recomendado es un valor de 0,01. Todo el cuerpo científico argentino afirma que no podemos extrapolar resultados de una población tan distinta y compararla con la Argentina para establecer un lineamiento igual. No es nuestra realidad ni lo que establece nuestro código alimentario. El nivel vigente es de 0,05, tanto a nivel nacional como provincial, por lo cual nosotros estamos bien posicionados en este aspecto. De todas formas, cuando implementemos la nueva planta potabilizadora, seguramente estaremos aún más por debajo del 0,02 actual”.

Para finalizar, Casali hizo referencia a los costos que se manejan en el Municipio y la Cooperativa de Servicios Públicos y aclaró que, en el primero de los casos, el servicio se encuentra subsididado: “Desde la Cooperativa nos informaron que estarían ejecutando un plan estratégico de una planta que tendría un filtrado a través de resina y contaría con un retrolavado. Es decir, que la solución no sería la misma en la que estamos trabajando nosotros con la futura planta del Municipio. Un planteo que surgió en la charla del jueves pasado fueron los costos, específicamente del abono básico que se contempla que es para una familia tipo de 4 o 5 personas. Quizás puede resultar elevado para las viviendas donde habitan 1 o 2 personas. Es algo para analizar, pero debemos aclarar que siempre se necesita establecer un monto fijo para contar con un estimativo que sirva para mantener los gastos. Una alternativa podría ser disminuir la cantidad del abono básico y que el gasto restante se cobre de los excedentes, pero es una cuestión a dialogar. Cabe aclarar que el valor de nuestra agua no aumenta, sino que se actualiza de acuerdo a la inflación, porque consideramos que no es el momento de generar aumentos, debido a que el agua no es la mejor y que todavía estamos en un proceso de tratamiento”

“Respecto a la variación de costos entre el Municipio y la Cooperativa, es porque nosotros estamos subsidiando el servicio, mientras que la Cooperativa no cuenta con otros ingresos”, concluyó Casali.

Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)