Twitter icon
Facebook icon

El Concejo Deliberante aprobó 5 proyectos de Contribución por Mejoras referentes a obras de asfalto y cordón cuneta

En una sesión histórica, los ediles aprobaron por unanimidad un macro proyecto que incluirá a gran parte de la localidad y que resolvería los problemas de transitabilidad y, a su vez, otorgaría mayor comodidad a todos los vecinos.

Sebastián Rodríguez, presidente del Concejo Deliberante, comentó por qué definió como “histórica” a la Trigésima Primera Sesión Ordinaria que se llevó a cabo el miércoles 8 de noviembre: “Anoche votamos 5 expedientes, que implican 6 barrios, y se transformaron en ley todos estos proyectos de contribución por mejoras para que nuestros vecinos tengan finalmente cordón cuneta y asfalto. Será un compromiso histórico que nos incluirá a nosotros como Municipio y a los vecinos para que juntos, basados en los principios vecinalistas de gobierno, podamos llevar a cabo estas obras que elevarán la calidad de vida, facilitarán la transitabilidad y resultará más comodo y accesible el recorrido por nuestra ciudad”.

Raúl Casali, presidente municipal, habló de los proyectos elevados al Concejo y anticipó cuándo estarían empezando a ejecutar la obra: “Fue un trabajo interno llevado a cabo por las áreas de Planeamiento, Obras Públicas, Catastro, Contaduría, entre otras. Tuvimos que determinar la obra, revisar los niveles, ver los badenes, el costo, identificar a los frentistas, armar un plan de financiación y acoplar la medida UVA a nuestro sistema administrativo RAFAM. Se estaría pavimentando todo lo que queda pendiente en la zona urbana. Estamos muy satisfechos de estar en condiciones de dar inicio a esta obra a principios del año que viene”.

Rodríguez también se refirió a la medida UVA y explicó por qué resultó ser el indicador más conveniente para regular los montos de las cuotas: “Para las cuotas utilizaríamos un criterio de actualización que es sumamente conocido, que es la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), regulada por el Banco Central de la República Argentina. Esta unidad permite que la economía general cuente con un indicador que se nutre de: la escala de variación salarial, el índice de precio a nivel consumidor (inflación), el costo de la construcción, entre otras”.

“Como Municipio hemos optado por esta novedosa unidad de valor, donde podremos trabajar tranquilos sabiendo que los proyectos de loteo estan basados en estas UVAS. Es decir que el vecino le debería pagar al Municipio por esta obra, por ejemplo, unas 300 UVAS (NdeR: el valor es a modo de ejemplo y no está ligado a ningún precio oficial de las futuras cuotas). La valoración está expuesta en la página del Banco Central y tiene una evolución homogénea. Algunos concejales manifestaron que el pago debería estar ligado al Coeficiente de Variación Salarial (CVS) porque creían que iba a brindar determinada tranquilidad al vecino y afirmaban que el UVA provocaba cierta incertidumbre. Decidimos llevar a cabo un análisis exhaustivo de la situación, donde realizamos una correlación de 2 años entre amboos indicadores. Nos encontramos con que el CVS presentaba demasiados picos y bajas, donde los ajustes que realizaba cada paritaria daban como resultado incrementos salariales muy abruptos de 6 u 8%, y después pasaba nuevamente a un 0,9%. Estos picos con el UVA no lo tenemos, es mas homogénea la forma en la cual la curva se manifiesta. No solo eso, sino que en los 2 años que analizamos, nos percatamos de que el CVS ha estado por lo menos entre 2 y 4 puntos porcentuales por encima del UVA; o sea que la valoración salarial es mayor a lo que ha sido el incremento de esta nueva unidad sobre la que estamos trabajando. Estas herramientas estadísticas nos sirven para brindarle tranquilidad al vecino respecto de que como Municipio estamos utilizando la medida más adecuada para acompañar la evolución de los precios de la obra”, especificó Rodríguez.

Por otra parte, Casali adelantó que desde el Órgano Ejecutivo elevarán un nuevo proyecto donde se brindarán cuestiones generales de los proyectos: “Hemos acordado cuáles serán criterios que utilizaríamos una vez iniciadas las obras, porque no vamos a realizarlas en simultáneo. Estaríamos teniendo en cuenta cuáles son las calles con mayor erosión, cuáles tienen mayor transitibilidad, en qué zonas se encuentran la mayor cantidad de viviendas y cuáles son los barrios con mayor antigüedad. El Concejo Deliberante solicitó que estas condiciones sean elevadas por escrito, por lo cual desde el Órgano Ejecutivo estaríamos elevando un proyecto de resolución con estos detalles”.

Rodríguez aclaró que, una vez aprobado el nuevo Proyecto de Resolución que elevará el Ejecutivo, se abrirá un Libro de Oposición para que los vecinos que no estén de acuerdo con la obra puedan manifestarlo por escrito: “Dentro de la legislación del régimen de Contribución por Mejoras, que está dentro de nuestro Código Tributario, se establece un período para abrir un registro de oposición. En términos futboleros, la pelota pasa a estar del lado del vecino, que contará con 30 días para manifestarse en contra del proyecto si así lo considera. Si la mitad más uno del barrio se opone, firmando el Libro de Oposición, no se llevaría a cabo la obra. Este plazo de 30 días recién comenzaría a computarse una vez que el Órgano Ejecutivo promulgue estos 5 proyectos y, posteriormente, eleve una nueva resolución donde indique los lineamientos generales de la obra y detalle cuáles serán los ejes que se respetarán para la toma de decisiones respecto a: cómo va a ser la obra, quiénes serán los beneficiarios, cuáles serían las zonas que se considerarían primero para ejecutar la obra, etc. Una vez que el Concejo revise esos parámetros y apruebe el proyecto, se autorizaría el Libro de Oposición por un mes para que el vecino se manifieste”

Casali añadió que el vecino también deberá acceder a otra instancia donde deberá escoger su plan de pago y detalló cómo administrarían la ejecución de las obras entre el Municipio y las empresas que se adjudicarían: “Además de la instancia del Libro de Oposición, el frentista tendrá otra tarea importante que será acercarse al Municipio para elegir el plan de pago”

“Parte de la obra la vamos a realizar con personal municipal y otra parte la vamos a hacer tercerizando. La idea inicial es que la compactación de las calles corra por nuestra cuenta. Esto va a requerir que vaciemos la broza que está actualmente para luego empezar a compactar desde abajo. Posteriormente colocaríamos nueva broza y después tercerizaríamos el trabajo de cordón cuneta y asfalto. Para realizar parte de nuestro trabajo vamos a comprar nueva maquinaria; habrá un equipo completo que será exclusivo para esta tarea y, de esta forma, no afectaríamos al resto de los equipos que utilizan estas máquinas para prestar servicios en nuestra localidad. El éxito de esta obra depende de la compactación y vamos a hacerla nosotros porque nos da más tranqulidad”, afirmó Casali.

Posteriormente, Rodríguez explicó que, aunque la realización de la obra conlleve varios años, los vecinos deberán permanecer tranquilos con la ejecución del macro proyecto y aseveró que no se comprometerá a futuras gestiones: “Varias veces hemos hablado que el desafío, que nos planteábamos como Gobierno Municipal, era avanzar con obras que sean concretadas más allá de los 4 años de gestión. Era importante definir la manera en que el Municipio asegurase la realización de la obra, pero también no comprometer a las gestiones venideras. Queremos que la siguiente administración tenga la responsabilidad de llevar a cabo esta tarea, pero que también cuente con los recursos para que pueda concretarse todo el macro proyecto. Probablemente esta sea la obra de infraestructura más ambiciosa de la administración pública en toda la historia de Libertador San Martín”.

Para finalizar, el presidente del Concejo Deliberante, hizo referencia a dos cláusulas que se tuvieron en cuenta para favorecer al vecino: “Por otro lado también se han tenido en cuenta algunas cláusulas. Una de ellas indica que si el 40% de la masa de contribuyentes entra en mora por un lapso de 3 meses, como cuerpo deliberativo estaríamos obligados a revisar el esquema de actualización (NdeR: el sistema UVA). Hemos establecido ese 'paraguas' para asegurarle a la gente que, en caso de que se presenten estas condiciones, juntos volveríamos a analizar la situación para que podamos salir adelante. Queremos hacer la obra pero también sabemos que los vecinos deben tener un plan de pago acorde a su economía”.

“Otro de los temas que analizamos en el seno del Concejo tiene que ver con proteger al vecino que, una vez que acceda a estas obras, revalorizará su barrio y por lo tanto verá un incremento en sus tasas. Decidimos implementar un criterio que establece que una vez culminada la obra en todo el barrio, vamos a esperar 30 meses, es decir 2 años y medio, para hacer la recategorización del barrio, de manera que no tenga un impacto inmediato en las tasas del vecino. Pasando todo en limpio: vamos a permitir que el vecino revalorice su propiedad, dignifique su calidad de vida, se le terminen los problemas de broza y, además, vamos a esperar ese tiempo para actualizar el valor de las tasas según las mejoras en el barrio”, concluyó Rodríguez.

Por último, el Presidente Municipal advirtió que, aunque están conformes con las tareas realizadas, ya se encuentran trabajando en nuevos proyectos que permitan resolver otros problemas: “Hemos apostado por este plan, que llevará 4 o 5 años, y que incluye alrededor de 180 cuadras de pavimento. Pero todavía quedan lugares donde debemos resolver algunos problemas, como por ejemplo un pasaje que se encuentra en Madame Curie, con una problemática de desague cada vez que llueve, y también hay algunos cul-de-sac que tenemos pendientes para mejorar”.

Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)